sábado, 1 de septiembre de 2012

Educación formal y encontrar empleo

La educación formal, llamada escuela o universidad, no garantizan un empleo de ninguna forma. Aún recuerdo los consejos de personas que me decían que con un título de educación secundaria obtendría un buen empleo (en Guatemala al terminar la secundaría ya salimos con un título, de maestro, perito contador, secretariado, dibujo técnico, publicista, en computación u otros), cuando estaba por terminar el bachillerato escuché el consejo de que con un título de universidad conseguiría un buen empleo, cerca de terminar de la universidad escuché algo similar sobre maestrías y doctorados.

Sin embargo es notorio que muchas veces las personas encargadas de impartirnos esa educación que nos garantizará un empleo exitoso en una empresa, tienen poco o nada de experiencia laboral, son personas que al obtener el tan codicioso título cambiaron de estudiante a catedrático en solo un par de meses. Claro que no hablo de los cursos generales como matemática ó idioma, hablo de cursos profesionales donde se supone que aprenderemos los fundamentos de como resolver problemas en la vida real cuando estemos trabajando en alguna empresa. ¿Qué pueden enseñar estas personas si no es a resolver ejercicios de los libros si no es que solamente resuelven en clase los ejemplos ya resueltos del libro? Algunos de ellos argumentan que trabajan a tiempo completo en una empresa y después del trabajo van a dar clases. No es valido. ¿Cómo piensas formar a los futuros profesionales cuando ellos mismos son principiantes con la urgente necesidad de alguien que los guíe?

Hoy en día vemos muchos profesionales llenando cuanta solicitud de empleo puedan, porque para eso nos “educaron” en la universidad, a buscar empleo. No nos enseñan a crear fuentes de empleo, entiéndase a formar una empresa, somos mano de obra altamente calificada pero no somos creadores de empresas altamente calificados. Estudiamos cursos de administración de empresas, de recursos humanos, de administración de proyectos pero no tenemos cursos que nos enseñen a como formar una empresa. Los pocos cursos relacionados con ello solo enseñan los formularios que debemos llenar y los pasos legales a seguir, pero no estudiamos las ventajas de crear una empresa o los compromisos que adquirimos al crear una.

Siempre pensamos “ese trabajo es bien pagado” pero no pensamos “el dueño de esa empresa ha de ganar mucho dinero para poder pagar eso a sus empleados”. Por un momento pensemos en cualquier jugar de futbol famoso, o de cualquier otro deporte, ¿Cuánto gana al año esa persona? Ahora pensemos ¿Cuánto gana la persona que le extiende ese cheque a ese jugador?

Necesitamos aprender a como descubrir necesidades que puedan llevarnos a crear una empresa, como formar una empresa, como convertirla en algo rentable. ¿Será que eso lo podemos aprender de alguien que no tiene experiencia laboral?

No es suficiente que el catedrático tenga una colección de títulos que se vean muy bien en su currículo o que se vean muy bonitos colgados en la pared. Al final esos maestros solo enseñaran a leer y escribir en el lenguaje del libro. Para poder crear debemos aprender de alguien que sea un creador. No le pediré a alguien que nunca en su vida ha conducido un auto que me enseñe a conducir, sería arriesgar mi vida.

No digo que la educación universitaria no sirva, al contrario, es una herramienta, pero la educación universitaria es solo eso, educación. Lo demás depende de cada uno de nosotros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu comentario será bienvenido
Agrega tu nombre y nacionalidad al final del mismo