miércoles, 29 de agosto de 2018

Uso de tarjetas en clase de español

¿Cómo te sentirías si vives en Japón y tomas una clase de alemán, pero todas las tarjetas que usa el maestro tienen la traducción a ruso?

Hace un tiempo estuve tomando clases de japonés, la maestra preparaba todo el material para cada clase junto con ejemplos de uso. Sin embargo, a pesar de que era una clase uno a uno, todo el material estaba en chino, las tarjetas (preparadas a mano), también estaban en chino. Así que me tocaba traducir ambos idiomas, la primera para aprender y la segunda para verificar y aprender un poco de chino a la vez.



El uso de tarjetas para enseñar idiomas es algo básico en una clase. Todo maestro sabe que debe preparar los verbos y demás vocabularios nuevos. De ser posible, se debe incluir ejemplos de cómo usarlos en diferentes contextos, siguiendo alguna estructura.

Sin embargo, son muchos los que caen en el error de prepararlos en otro idioma que no es el de los estudiantes.

En el caso de maestros de español, también se da lo mismo. Muchos tienen la errónea idea de que todos los taiwaneses hablan inglés, no que lo hablan un poco, creen que la mayoría en verdad lo hablan muy bien. Nada más lejos de la verdad. Son muchos los que no lo hablan o no tienen un nivel alto.

Muchas personas cuando vienen a nuestra escuela, además de preguntar por el contenido del curso, el material y el horario, también preguntan si la clase es dictada en inglés, chino o totalmente en español. ¿Sabes por qué? ¡Exacto! Prefieren que la clase no sea en inglés, aunque lo hablen un poco, prefieren aprender español desde chino. De lo contrario, sentirían que es clase de inglés y español.

Esto es algo que se aprende con la experiencia. Hace unos años, en una clase de grupo, una estudiante nos dijo que no hablaba nada inglés y que no iba a entender nada si se le hablaba en dicho idioma. Prefería que enseñáramos desde chino. Fuera o no fuera cierto, tenía toda la razón en pedir que la clase fuera en chino, al fin y al cabo, estamos en Taiwán.

Le explicamos que la clase era en español y chino. Se quedó a clases y estuvo con nosotros por un año hasta que se mudó de ciudad por razones de trabajo. Aunque no lo crean, era la mejor estudiante de su grupo. Hablaba, leía y se expresaba muy bien al final de ese año.

Si no hablas chino, no es problema, no es excusa. Puedes pedirle a tu pareja, amigos o compañeros que te ayuden a escribir la traducción en las tarjetas. Te recomiendo que hagas el intento, aunque sea con el traductor de Google y luego le muestres las tarjetas a la persona que te ayuda, eso demostrará un pequeño esfuerzo de tu parte y será bien apreciado por esa persona. Garantizado.

Hay tarjetas que vienen con el texto en chino e inglés. A dichas tarjetas le puedes agregar cinta adhesiva de colores y escribir en ella la traducción al español. No tienes que pronunciar el chino, lo leerán y les ayudará a entender mejor.

Créeme, tus estudiantes lo apreciarán.