lunes, 5 de mayo de 2014

Taiwán ¿cultura machista donde las mujeres manejan el dinero?

Muchos consideran a Taiwán como un país de cultura machista, donde las mujeres son relegadas a un segundo plano. Al igual que en muchos países latinos, las mujeres encuentran dificultades para optar a cargos de alta gerencia por evitar que estén en una posición más alta que los hombres, incluso las que han logrado escalar en la jerarquía empresarial tienen que lidiar con estar en el ojo de todos, donde cualquier error será motivo de críticas y comentarios. Mientras todo esto puede ser cierto en mayor o menor grado dentro de las empresas, en los hogares también se dan casos similares.

En Chino existe un dicho que­ dice más o menos 小事是老公的決定, 大事是老婆的決定 (xiǎo shì shì lǎo gōng de jué dìng, dà shì shì lǎo pó de jué dìng) que significa “el esposo resuelve los problemas pequeños, la esposa resuelve los grandes”.

Sé que algunas chicas estarán encantadas de leer este refrán, así como también sé que les gustará lo que les voy a contar a continuación acerca del dinero del hogar, sin embargo les recomiendo que lean cuidadosamente antes de empezar a celebrar, ya que todo tiene sus pros y contras.

Son muchas las familias que siguen este patrón, aunque no se comenta mucho en público a menos que se les pregunte directamente. También son muchos quienes se sorprenden que se les pregunte, ya que lo dan como un hecho y algo culturalmente correcto que no crea carga.

Se considera al hombre como el proveedor del hogar y a la mujer como la administradora, así que como tal, el hombre le entrega todo, casi todo el dinero que gana a su esposa para que ella lo administre; o el dinero suficiente para cubrir todos los gastos de la casa. No importando si ella trabaja o no. Y ella a su vez, le da al esposo una cantidad suficiente para sus gastos personales, como una mesada.

Si, así como lo han leído. He conocido a algunos esposos que dicen darle a su mujer todo su dinero, otros me han dicho que le entregan el 90% de su salario, lo hacen sin chistar, sin dudar, sin pensar, para ellos eso es normal. No son pocas las madres que les dicen a las hijas que los hombres no pueden ser quienes manejen el dinero ya que si el hombre tiene todo el dinero, irá a buscarse una amante con quien despilfarrarlo.

Un amigo me comentó que él le entregaba todo su dinero a su esposa porque ella era mejor que él para administrar los gastos, otro me dijo que si él manejase el dinero, seguramente lo malgastaría en una nueva bicicleta de carreras o en una computadora nueva.

Hasta aquí todo parece muy bien para las esposas, ellas manejan el dinero, llevan un control sobre los gastos de la casa, los gastos del esposo (ya que si éste necesita más dinero para sus “gustitos”, le tiene que pedir más dinero a la esposa), por consiguiente también sabe cuánto es el salario del esposo y controla los gastos de los hijos.

¡Ah! Me imagino a las chicas que están leyendo éste artículo con una sonrisa de oreja a oreja, pensando y deseando que así fuera su hogar. Pero aquí viene la parte fuerte para las esposas.

Como el esposo es quien provee el dinero para el hogar, dándoselo todo o casi todo a la esposa y conformándose con una “pequeña parte”. Entonces no siente responsabilidad por hacer nada en la casa. Cuando digo nada, me refiero a nada. No cocina, no lava la ropa, no lava los platos, no revisa las tareas de los hijos, no revisa facturas, no se preocupa por hacer las compras, no limpia, no arregla la cama, no hace nada que tenga que ver con tareas de la casa; porque por eso le da todo el dinero a la esposa, para que ella se encargue de “esas cosas”. No es que no sepa hacer nada, es que su papel es el de ganar dinero y eso es lo que hace. Incluso es la esposa quien tiene que buscar maestros privados para los hijos, negociar el precio de las clases y mantener la comunicación con ellos.

Como dije anteriormente, esta es la situación en muchos hogares, aunque hoy en día la tendencia ha ido cambiando debido a que los jóvenes tienen ideas diferentes.

Muchos estarán preguntándose si en mi casa es la misma situación, de hecho, muchos taiwaneses también tiene la misma duda. Por ser un matrimonio extranjero-taiwanesa, nos han preguntado sobre como administramos los gastos. Cuando les decimos que tenemos un presupuesto mensual, que llevamos un control de gastos en Excel, que ponemos la mitad cada uno para el presupuesto y que las decisiones las tomamos entre los dos; todos abren la boca con un gran “¡guau! ¡Que diferente es su modo de administrar!”.

¿Qué tan machista es dejar que la mujer administre el dinero? Bueno, el hombre considera que es lo suficiente hombre para no darle importancia al asunto, ya que dinero es solo dinero, él debe trabajar para proveer y la mujer se encarga del hogar, aunque ella también decida trabajar.

Este es un claro ejemplo de lo compleja que puede ser la cultura, todos los países tienen sus particularidades. No se trata de decir que es malo o bueno, simplemente es aceptar que cada uno es diferente.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu comentario será bienvenido
Agrega tu nombre y nacionalidad al final del mismo