¿Pensando estudiar en el extranjero?

Estudiar y obtener un título de una universidad en el extranjero, conocer nuevos destinos, hablar otro idioma, hacer amigos de otros países y que te paguen por hacer todo eso… es el sueño de muchas personas, pero pocos alcanzan a vivir ese sueño.

Antes de aplicar a una beca  para estudiar en el extranjero se debe realizar una autoevaluación sincera. Se debe antes que nada estar seguro que eso es lo que uno quiere. Muchos aplican a becas sin estar conscientes de lo que eso conlleva. Estar lejos de la familia, lejos de los amigos, si se tiene pareja ambos deben afrontar el hecho de vivir una relación a distancia, en algunos casos significa renunciar al trabajo que se tiene actualmente; por decir algunas cosas.

Aquellos que son delicados con la comida, se topan con que cada país tiene su propia sazón y así como es de diferente la cultura, así de diferente es la comida. Claro que se encuentra Mc Donalds, Burger King, Pizza Hut y otros restaurantes conocidos, pero si el programa es de 2, 3 o de 5 años, no se puede pasar todos los días comiendo en los mismos lugares. Si se tiene dónde y se sabe cómo, entonces se puede cocinar, pero en caso contrario lo mejor es adaptarse lo más rápido que se pueda. Yo tengo casi 4 años viviendo en Taiwán y cada vez que puedo, aprovecho para comer en casa algo preparado por mí mismo, aunque no como toda la comida taiwanesa puedo decir que he logrado sobrevivir.

El idioma es un factor muy importante, estamos acostumbrados a escuchar inglés con el acento de nuestros propios países, sin embargo aquí uno se encuentra con personas que vienen de diferentes países y cada uno tiene su propio acento. No es lo mismo haber estudiado inglés y haber pasado el TOEFL o IELTS a estar escuchándolo todo el día y todos los días.

A pesar de lo anterior, lo que detiene a la mayoría de personas es el proceso de reunir toda la documentación necesaria debidamente sellada y autenticada (y traducida al inglés según sea el caso), tanto del Ministerio de Educación, Ministerio de Relaciones Exteriores y la Embajada u Oficina Comercial del país en el cual se desea continuar los estudios. En realidad reunir la papelería es lo que consume la mayor cantidad de tiempo y esfuerzo.

Estudiar, vivir y trabajar legalmente en el extranjero es una experiencia única. Muchos hemos escrito y descrito nuestras vivencias, sin embargo es algo que debes vivirlo para entenderlo mejor. Es una experiencia enriquecedora en todos los aspectos, totalmente inolvidable. Se abren muchas becas y luego de algunos pocos años se cancelan debido a la poca afluencia que tienen. Es una lástima que esas oportunidades se pierdan por desconocimiento, por no estar calificado o por el poco interés de las personas.

Excusas para no aplicar siempre habrán, algunos dirán que existen favoritismos, otros que una beca de estudio no garantiza un empleo, otros dirán que su nivel de inglés no es muy bueno por culpa del colegio. Si en realidad se tiene interés y se buscan oportunidades, estás se encuentran. Las becas de estudio son solo eso, una oportunidad para estudiar, lo que pase después ya dependerá de lo que busquemos o queramos y será otra historia. Somos muchos los que sin un nivel de inglés muy alto decidimos invertir tiempo y dinero en estudiarlo, yo pasé 13 meses en una academia en cursos intensivos, iniciando en nivel 4 hasta el 16, para poder aplicar a la beca que me trajo a Taiwán.

En Facebook se puede encontrar grupos de personas que están estudiando o estudiaron en el extranjero. Y todos podemos decir que ha valido la pena el esfuerzo de venir a estas tierras lejas.

Tal vez te interesen estas entradas

Anuncio