miércoles, 6 de marzo de 2013

Hoy recibí la visita de un niño

Hoy he visto a un niño a quien le gusta jugar cincos, le encantan los colores y especialmente aquellos que parecen tener un arcoíris por dentro. Le gusta jugar futbol con una pelota de plástico, aunque no tiene dotes de gran jugador, disfruta el poder correr y jugar, especialmente cuando juega con su hermano y su padre.

Veo a ese niño de alrededor de 5 años detrás de su mamá mientras ella conversa con otra señora que se ha encontrado en la ciudad. La señora le pregunta “mi’jo ¿Por qué no me saludas?, Yo soy tía de tu mamá, así que también soy tu tía”, y me río al escuchar que el niño le responde “es que a usted no la conozco y no me la han presentado como para que yo la salude…

La mamá haciendo gala de cortesía le dice “ella es mi tía y también es tu tía, te la presento”, a lo cual el niño dice “¡ahora si la conozco! Hola, ¿Cómo está?” pero no le dice tía.

Nunca estudió lo que llamamos kínder y preprimaria o párvulos, pero ha aprendido los números jugando al póker con su padre, quien se goza de ver al niño colocando las cartas sobre la mesa donde todos pueden verlas porque no puede sostenerlas con las manos.

Que juega con los zapatos de su padre como casas para sus soldados de juguete imaginando un campamento. Coloca una silla en suelo con las patas hacia el frente y sentado en la parte donde se coloca la espalda y juega a que va en una nave espacial y las patas de la silla son los cañones de sus armas.

Lo he visto jugar con su perro, corriendo y gritando por toda la casa como loco, o mejor dicho, como todo un niño. Es un niño travieso, de sonrisa amplia, con sueños e ilusiones preguntándose si al crecer será doctor, ingeniero o general.

Hoy ese niño me ha visitado, ha venido a verme, a preguntarme si lo recuerdo y cuando lo visitaré nuevamente. Ha venido a decirme que no lo olvide. Hace mucho tiempo que no lo veía por aquí, sin embargo he disfrutado de su visita y le he prometido visitarlo más a menudo para volver a ver todo lo que hace y dice. A reírme de sus ocurrencias, travesuras y aventuras.

Quizás sea por las fechas en que estamos ahora o por el momento que estoy viviendo. Pero ahora que recién he cumplido 42 años y acabo de contraer matrimonio, me he visto nuevamente cuando como cuando era un niño de menos de 5 años.

Hoy puedo decir que sin importar lo vivido hasta ahora, cada paso que he dado y las decisiones hechas han valido totalmente la pena para llegar a este día. 

¡Gracias Dios por estar conmigo en este viaje!
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu comentario será bienvenido
Agrega tu nombre y nacionalidad al final del mismo