martes, 9 de febrero de 2016

¿Hablar un idioma es suficiente para enseñarlo?

Muchos son los extranjeros que llegan a Taiwán y buscan trabajo ya sea en una empresa o como maestros de idioma. Los últimos en su mayoría tratan de conseguir empleo como maestros de inglés debido a la demanda natural de este idioma a nivel internacional. Son pocos los que deciden enseñar sus idiomas maternos, ya sea por la poca oferta de trabajo en la enseñanza de dichos idiomas o porque no creen que la demanda sea mucha.

Muchas son las escuelas que buscan extranjeros para enseñar idiomas, sin embargo, también son muchas las que buscan que los maestros llenen cierto perfil y no me refiero a la capacidad o experiencia, se basan en la apariencia física del candidato. En segundo lugar, está el hecho de la nacionalidad, aunque esto ha quedado en segundo plano, por decirlo de cierta forma.

La pregunta sin embargo es, ¿basta con hablar el idioma para poder enseñarlo? Ya sea que se trate de nuestro idioma materno o que lo hablemos de forma fluida, la respuesta es simplemente NO.

En las universidades de todo el mundo podemos encontrar catedráticos que tienen un alto conocimiento o que tienen una amplia experiencia de trabajo, sin embargo, al momento de compartir el conocimiento acumulado, no lo pueden hacer. No es lo mismo saber algo que saber cómo enseñarlo y lo mismo pasa con los idiomas.

He notado que muchas personas que trabajan como maestros de idioma no tienen la más mínima idea de cómo enseñar, piensan que poder hablar el idioma es suficiente o que por ser extranjeros pueden obtener un puesto con buen salario, dejando de lado la calidad de la enseñanza. También conozco muchos maestros la que preparan su clase de forma profesional, con esmero enfatizando la calidad, que los alumnos aprendan, se diviertan y que disfruten de su clase.

¿Cómo puede alguien enseñar un idioma que apenas sabe escribir? Digo lo anterior porque es una vergüenza leer la forma que escriben, con faltas de ortografía dignas de un niño de preescolar, aunque algunas veces peor. Considero que un maestro de idioma debería tener el hábito de la lectura, para enriquecer su vocabulario, para mejorar incluso la redacción. Pero hoy en día son cada vez más las personas que no leen, su lectura se limita a los chistes que se escriben en Facebook.

He visto como muchos llamados “profesionales” con títulos universitarios apenas saben escribir, los escucho leer y en serio, es de esperarlos para que terminen un párrafo. ¿Qué podemos esperar de dichos maestros?

No quiero decepcionarte si es que estás buscando un trabajo de maestro de idioma. Para nada es esa mi intención, por el contrario, aunque no seas un maestro titulado puedes llegar a ser un excelente maestro, debes prepararte para dicho trabajo de la misma forma que te prepararías para cualquier otro trabajo. Debes estudiar la gramática que vas a enseñar, prepararte para las preguntas que puedan tener los alumnos y créeme, las tendrán y muchas veces serán varias las preguntas.

Actualmente me desempeño como maestro de español en Taiwán y trato de preparar mi clase para que sea lo más entendible posible, la gramática por muy difícil que parezca debo enseñarla de forma sencilla y que los alumnos la puedan entender, utilizo ejemplos, figuras, ejercicios, juegos, dinámicas, etc. Alguien dirá que eso es para niños, pero no, la mayoría de mis alumnos son adultos y con ellos jugamos, saltamos, dibujamos y muchas cosas más. De hecho, son los adultos los que más preguntas tienen, así que me toca prepararme más, leo libros de gramática, busco ejercicios y ejemplos para poder enseñarles. Los juegos de mesa han resultado muy útiles.

Otra cosa que puedes hacer, es participar en talleres para maestros, no importa cuánta experiencia tengas o lo mucho que sepas, debes mantenerte aprendiendo. Al participar en seminarios, talleres u otras actividades, conocerás a otros maestros y el intercambio de ideas y experiencias en realmente enriquecedor.

En Taiwán no hay muchas actividades como éstas para maestros de español, así que participo junto con mi esposa (quien es maestra profesional de chino, juntos enseñamos español) en talleres para maestros de chino. Lo que hemos aprendido lo aplicamos en nuestras clases. Asistimos a actividades, clases o talleres de cómo mejorar una presentación, cómo tomar notas, teatro, baile, hacer videos y tomar fotos, todo lo que nos pueda dar más ideas para dar una enseñanza de calidad. He ahí la importancia de hablar el idioma.

¿De qué forma te preparas para dar tus clases?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu comentario será bienvenido
Agrega tu nombre y nacionalidad al final del mismo