martes, 19 de febrero de 2019

48 años de estar luchando juntos

He llegado a mis primeros 48 años de vida. Sí, 48 años. Nunca he negado mi edad, no la oculto de mi información en ninguna red social y tampoco miento sobre ella. Estoy orgulloso de mis años, sabiendo que significan experiencias y conocimiento acumulado, aunque algunas veces olvidado, pero que son y han sido parte importante en mi formación personal.

Debido a un video sobre mi persona que ha salido en Facebook, muchas personas me han escrito dejando mensajes muy bonitos, haciéndome recordar viejos tiempos y lugares. Es muy grato saberse querido por tantas personas en tantos lugares alrededor del mundo. Dios les bendiga a todos.

Lejos queda aquel niño que soñaba con viajar a otros países al leer libros y revistas de historia, todos en blanco y negro. Ese niño veía las montañas en el horizonte y fueron muchas las veces que le preguntaba a su mamá “¿Allá ya es el Salvador?”, “¿Esas montañas están México?”, “¿Eso es Honduras?”.

En aquellos años de los 70s, se oían rumores de que algunas personas estudiaban en otros países. Ese niño, aun teniendo 8-9 años, se imaginaba con la oportunidad de algún día ser parte de ese grupo.

Hoy ese niño ha crecido, ha viajado en tres continentes y ha logrado conocer lugares y culturas que veía en esos libros viejos. Ha conocido personas con diferentes culturas, religiones, idiomas y costumbres. Cada una de ellas ha dejado algo en la vida de ese niño. Sin importar si fue un encuentro en un autobús, una pequeña conversación al hacer fila para comprar algo, cada uno sin quererlo ha formado su carácter y dejado alguna experiencia.

Se siente bien leer los mensajes diciendo “lo lograste”, “llegaste lejos”, pero no dejo de olvidar las enseñanzas de mi madre y padre, que también fueron las que recibí de mis maestros de iglesia y que la misma Biblia nos enseña. A no olvidarse de Dios ni desde dónde nos ha traído hasta este momento.

Pero yo quisiera ir un poco mas allá. No solo es no olvidarse de Dios, tampoco hay que olvidarse de todos aquellos que de una u otra forma nos han ayudado a llegar a donde estamos ahora. Cada persona que se ha cruzado en nuestro camino nos ha dejado algo.

Esas personas que te apoyan cuando te sientes mal, aquellos que te toleran los arranques de carácter, aquellos que te escuchan, los que te dan tu espacio para que te desarrolles o los que por respeto te dejan solo cuando buscas alejarte de todos.

Todos y cada uno de ellos han colaborado de una u otra forma a que alcances y logres lo que tienes ahora. Hay que reconocer que no llegas solo, aunque las otras personas solo te vean a ti en la cima de la montaña, no significa que no haya un grupo de personas detrás apoyándote y dándote una mano.

 

Celebrando con mi esposa y nuestras perritas


Gracias a todos aquellos que han colaborado conmigo a lo largo del camino, a los que me han tenido paciencia y los que aún a la distancia me han apoyado con sus oraciones y palabras de aliento. A mi esposa, mi familia en Guatemala, amigos y a todos en general.

Estos 48 años no hubieran sido posibles sin ustedes. Toda celebración es a su nombre y principalmente en el nombre de Dios.

¡Felices 48 años de estar luchando por seguir adelante conmigo!
Espero seguir contando con todos ustedes. Dios les bendiga. 



3 comentarios:

  1. PRIMERA PARTE:
    Hola Fernando, antes que nada, te felicito por los 48 años y por ser una persona que ha logrado su sueño de vivir en otro país a base de esfuerzo y dedicación, eres una persona digna de admirar.
    Mi nombre es Miguel, soy mexicano de 19 años y desde que era un niño siempre me dio ilusión poder vivir en un torno diferente al de siempre y últimamente esa ilusión se ha vuelto más fuerte, hasta algo necesario para mí. México está pasando por una situación la cual no viene de hace un par de años, si no desde siempre, pero ha empeorado aún más recientemente, la cual es: la falta de oportunidades, el desempleo, sueldos que son una burla para el esfuerzo y la preparación de las personas.
    Soy egresado de Bachiller en Enfermería general y mi meta era ser médico, siempre me dijeron que podía lograrlo, que tenía el potencial que muchos otros no, y con eso en mente me decidí, sería medico; así pues, conseguí guías de estudios para entrar a las mejores universidades de México, estaba emocionado, llegaría el día en el que me sentiría completo, el día en que sería una persona de provecho, alguien que deje huella en las personas que sean mis pacientes, una persona que deje su grano de arena para ayudar a los demás... Todo esos pensamientos se derrumbaron casi inmediatamente, veía como los médicos eran sobre explotados, maldecidos por los pacientes a los que trataban de ayudarle solo porque no tenían a nadie más a quien culpar de su problema de salud, siendo que la verdadera causa de sus problemas era producto de su propia ignorancia, de no haberse cuidado cuando pudo, y podemos decir: "son gajes del oficio", si y no, un médico puede aguantar todo eso porque es su vocación y es bien remunerado, ¿no? Desgraciadamente no es así, un médico apenas y puede mantenerse a sí mismo, no quiero imaginar lo que sufren trabajando jornadas enteras de 3 DÍAS para sacar adelante a su familia, alguien que estudio tantos años no merece esto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. SEGUNDA PARTE:
      Situaciones como estas se viven en cualquier tipo de trabajo hoy en día en este país, es triste y decepcionante, ya que la razón por la cual esto esta pasando es por la gente, por las mismas personas con las que compartes nacionalidad, con tus compatriotas, con lo cual poco a poco mis ganas de arrancarme la bandera de la piel son cada vez más grandes, pero quejándome no lograre nada, ¿verdad? Llegue a la conclusión de que yo solo no puedo cambiar a este país, y no quiero esperar durante el resto de mi vida a que las personas tomen la decisión de decir “ ¡YA BASTA!”, quiero darle a mi familia comodidad, seguridad, un lugar del que se sientan orgullosos, un país donde puedas esforzarte y que seas bien recompensado, eso quiero darle a mi futura familia. Con todo esto en mente comencé a pensar cual sería la mejor opción, y después de investigar sobre muchísimos países y estudiar su cultura, forma de pensar, oportunidades, seguridad, etc. Lo encontré, Asia era mi opción, y después de una selección entre los países de Asia, me quedé con Taiwán.
      Actualmente estoy en edad de entrar a la universidad, y quiero encontrar la mejor opción para estudiar que pueda serme útil en Taiwán, desgraciadamente estoy un poco atascado en este punto, con lo cual quisiera pedir tu ayuda y saber si me pudieras aconsejar sobre cuales pueden ser buenas opciones para desarrollarme en Taiwán y tener una vida estable y placentera (con placentera me refiero a que nunca falte nada, no me refiero a grandes lujos). He visto la opción de profesor de ingles ya que es el trabajo sobre el cual encuentras mas referencias, pero no quiero limitarme a solo una cosa, quiero expandir mis opciones, aunque claro esta que la tengo muy bien contemplada porque me encantaría poder dar clases, en algún momento quise ser profesor.
      ¿Por qué te cuento todo esto? Te lo cuento porque no quiero que pienses que es un capricho, a cada persona que se lo cuento me mira con unos ojos como si fuera un tonto que no tiene los pies sobre las tierra, pero yo creo que es al contrario, tengo los pies tan bien puestos que estoy consciente de que mi país no es el mejor y que puedo encontrar mejores oportunidades en otros lugares, y aunque Taiwán por supuesto que tampoco es perfecto, quiero creer y lo creo de que es una mejor opción que donde estoy ahora mismo, siempre seré mexicano y me gusta su cultura, pero prefiero tenerlo como a un buen amigo y no como a la persona con la quiero pasar el resto de mi vida.
      Espero puedas leerlo y si no es mucha molestia responderlo te lo agradecería mucho. Te mando un saludo.
      Miguel Murillo - México
      Correo electrónico: miguelvikeer@gmail.com

      Eliminar

Tu comentario será bienvenido
Agrega tu nombre y nacionalidad al final del mismo