Español de negocios es más que un libro de texto

Español de negocios es más que un libro de texto



 
Cada vez hay más estudiantes interesados en estudiar español de negocios, ya sea por deseo de mejorar su nivel, porque lo necesitan en su trabajo, porque quieren estudiar algo específico desde el inicio, etc.

De igual forma, cada vez hay más material enfocado a diferentes sectores industriales como turismo, medicina, hotelería, mundo legal, negocios en general, emprendimiento, inversión, etc.

Para la clase, todos estos materiales son de gran ayuda, lo que hace falta es el toque cultural o de experiencia real que el maestro pueda aportar. Sí, el maestro debe aportar su propio conocimiento al tema. Seguir solamente lo que dice un libro no se siente tan real como compartir alguna anécdota personal.


 
No significa que el maestro deba tener la experiencia laboral en los distintos campos, aunque si tuviera un poco de ella sería mejor, sino que como maestros debemos estar en continuo aprendizaje. Como no podemos haber trabajado en todo, por lo menos podemos estudiar un poco de varias cosas. Como mercadeo o marketing, administración de proyectos, normas de calidad ISO, diseño de páginas web, administración de servicio al cliente, finanzas e inversiones, etc.

Algunos podrían decir que no lo necesitan, porque son maestros de idioma y no es ese su campo, opinión que respeto y que puede ser válida, pero si lo vemos desde el punto de vista de nuestros estudiantes, ese es el mundo en el cual ellos se desenvuelven y bajo ese ambiente necesitan o están interesados en usar español. Así que es una necesidad de nuestro cliente, es decir, nuestro estudiante.


 
Entre los casos que hemos tenido en la escuela están:

Hace unos años tuve un estudiante que era médico y quería aprender español para poder usar en Estados Unidos con pacientes latinos. Él mismo trajo el libro que quería utilizar y tenía una copia para nosotros. Aceptamos el reto y nos pusimos manos a la obra en estudiar el material, diseñar actividades y diálogos para utilizar el contenido en diferentes situaciones.

El estudiante quedó encantado con el resultado, hicimos varios diálogos simulando consultas con pacientes con diferentes dolencias.

En otra ocasión en clase privada, una estudiante sacó el tema del embarazo y exámenes con su ginecóloga, por lo que tuve que hacer un esquema de los órganos reproductivos femeninos en la pizarra, y empezamos a estudiar todo en español. La chica estaba feliz por poder estudiar el tema y que dicho tema no estaba en su libro de texto.


 
Una vez tuvimos una estudiante que deseaba estudiar sobre la fabricación y diseño de zapatos de dama. ¿Por qué? Bueno, ella iba a realizar sus prácticas profesionales en una fábrica en España y deseaba conocer más sobre la producción antes de viajar.

Podría mencionar muchos más casos, pero el punto es que estudiar temas que parecieran no estar relacionados con la enseñanza del idioma, nos dio la posibilidad de atender a estos estudiantes y a los que vinieron después de ellos. Estudiantes con necesidades específicas.


 
Piensa por un momento,
¿Qué has estudiado últimamente?
¿Qué puedes estudiar ahora?
Si te preparas, ellos vendrán y cuando vengan, se quedarán contigo.

Saludos desde Taiwán,
Yo soy Fernando.





Tal vez te interesen estas entradas

Anuncio