martes, 12 de octubre de 2021

Hablando de nuestra vida para dar clase de español

Hablando de nuestra vida para dar clase de español

 

Una de las mejores formas que he encontrado al momento de dar ejemplos para practicar vocabularios y gramática, es tomándolos de mi propia vida. Los estudiantes se pueden sentir más identificados con el maestro al conocerlo mejor, ven ejemplos de la vida real y les es más fácil crear los propios al imitar los del maestro.

 


 

En esta ocasión voy a contar cómo he enseñado un texto sin hacer que los estudiantes lo lean, utilizando solamente fotografías, con texto en español y chino para los vocabularios nuevos.

 

El tema ha sido “Mi mascota”. En lugar de hacerlos leer conmigo el texto y explicar cada parte del vocabulario, les he hecho abrir el libro en la página del vocabulario, el cual se encuentra explicado con imágenes, texto en español y chino.

 

Mis estudiantes trabajan en grupos de tres o cuatro estudiantes, todos los días se sientan de esta forma. Esto me ayuda a controlar mejor la clase y ellos se sienten apoyados por sus compañeros.

 

He mostrado en la pantalla del aula una foto de mis mascotas. Como podrán imaginar, la foto tenía el nombre de mis mascotas, con sus nombres en español y chino. Debo aclarar que no leo el chino, no es necesario, ellos lo pueden leer por su cuenta, solo hablo en español.

 

He iniciado diciendo: “Tengo cuatro mascotas, tres perras y un perro. Se llaman Bárbara, Victoria, Libertad y Campeón”.

 

 

Esto no contiene ninguna palabra nueva para mis estudiantes. Lo he repetido dos veces, la primera hablando despacio y la segunda más rápido. Han repetido conmigo cada vez en español.

 

Les he hecho traducir a chino lo que hemos dicho. Como estaban ya sentados en grupo, podían consultarse mutuamente y el grupo que podía decirlo correctamente sumaba un punto. De esta forma me aseguraba que sabían lo que estaban diciendo y no solo memorizando. De nuevo, les he hecho repetirlo en español y el grupo que lo decía correctamente sumaba un punto.

 

 

Sí, el maestro debe saber el idioma de los estudiantes para poder comunicarse de mejor forma. Si son diferentes nacionalidades, puedes escoger uno para la comunicación grupal, ya sea inglés, francés, ruso o chino.

 

Sigo con mi historia y voy repitiendo este proceso con cada parte de la historia. Cada vez que encontramos un vocabulario nuevo, utilizo una imagen con texto en español y chino, no explico la imagen, ya la traducción habla por sí sola.

 

Después de terminar la historia, les he mostrado algunas fotos y videos de mis mascotas para reforzar la historia.

 

Trabajando siempre en grupos, han tenido que decirme la historia en español. Por cada oración correcta, sumaban otro punto. En total pudieron decir de catorce a quince oraciones totalmente en español.

 

Tarea, hacer un video en grupo contando la historia en español, cada integrante debe decir tres o cuatro oraciones. El video lo deben subir en el grupo privado de Facebook que tenemos para nuestra clase de español.

 

 

Motivación adicional para hacer la tarea. El primer grupo en subir su video suma tres puntos, el segundo grupo suma dos y el resto suma un punto.

 

¿El tiempo de clase? Cincuenta minutos. Varios grupos terminaron su video en clase. Con este ritmo de clase, los estudiantes practican escuchar, hablar, leer y escribir (todos escriben lo que deben decir en el video).

 

Esta es mi experiencia y deseaba compartirla contigo, espero te sea de utilidad.

 

Saludos desde Taiwán,

Yo soy Fernando.

 

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu comentario será bienvenido
Agrega tu nombre y nacionalidad al final del mismo