¿Un maestro que no estudia sigue siendo maestro?

Un maestro siempre es visto como una autoridad en su campo y en algunos casos solo con decir que alguien es maestro, sin importar lo que enseña, se le toma como una referencia para cualquier materia o tema. Se le consulta, se le escucha, muchos piden su opinión.

 

Esto puede hacernos sentir apreciados y respetados, pero el otro lado de la moneda es que no podemos dar información falsa, anticuada, desactualizada. El compromiso es mantenernos actualizados con las ultimas tendencias, noticias, descubrimientos o normas. Para no pasar de ser “maestros” a ser “viejos anticuados” de la noche a la mañana.

 


El maestro debe ser el primero en dar el ejemplo en estudiar, en estar interesado en aprender algo nuevo, en actualizarse. No debemos caer en el error de creer que somos maestros y no tenemos necesidad de aprender nada, porque ya lo sabemos todo y no queremos escuchar lo que un maestro más joven nos venga a enseñar.

 

Recuerdo que en Guatemala hace varios años se les dijo a los maestros de establecimientos públicos que debían someterse a un examen para verificar si sus conocimientos estaban actualizados o necesitaban retroalimentación, capacitación o entrenamiento. La respuesta de muchos maestros fue que no querían un examen porque este no iba a reflejar su conocimiento ni experiencia. Y todos empezaron a preguntar, ¿pero no es eso precisamente lo que ellos hacen con los estudiantes?

 

Pasa lo mismo con los maestros de español, después de obtener un grado académico o tomar varios cursos prácticos, tienden a no seguir estudiando nada más, ni cursos ni talleres. Mucho menos estudiar otro idioma.

 

Estudiar algo nuevo, mejor si es otro idioma, nos ayuda a mantenernos al día con las necesidades de nuestros estudiantes. Estudiar otra materia, nos ayuda a ampliar nuestro conocimiento. Por ejemplo, si vamos a enseñar español de negocios, pero nunca hemos trabajado en una empresa en una posición que se dedique a las ventas, cotizaciones, compras, contratos, etc., nos basaremos solo en los materiales disponibles en el mercado y la clase no tendrá ninguna sazón.

 

Pero si, aunque no hayamos trabajado en una empresa, nos hemos dedicado a estudiar el mundo de negocios, tomando cursos de mercado o marketing como le llaman ahora, cursos de negociación, cursos de marca personal, cursos de manejo de personal, asistiendo a talleres, etc., para poder conversar con empresarios y escuchar sus tareas del día a día, esto nos dará muchos temas de que hablar en clase, nos ayudará a comprender las necesidades del estudiantes de español de negocios, y mejorará nuestra marca como maestros.

 


 

No importa lo que se estudie, el mantenerse activo como estudiante nos ayudará a mejorar como maestros. Veremos la forma en que enseñan otros, la forma en que aprenden otros, son lecciones invaluables donde saldremos ganando siempre, conocimiento nuevo, una nueva técnica, nuevos contactos.

 

Estudia algo nuevo, aprende para mantenerte vigente. El mundo cambia más rápido de lo que imaginamos. Dedica tiempo a la lectura de algo nuevo, escucha podcast, hay muchas formas de mantenerse actualizado. Como dicen algunos profesionales en desarrollo personal, hay que tomar una clase donde seamos los que menos sepamos del tema. Pasemos de maestro a estudiante.

 

Un maestro que no estudia mañana ya no será maestro, será historia.

Saludos desde Taiwán,

Yo soy Fernando.

Tal vez te interesen estas entradas

Anuncio