lunes, 10 de febrero de 2014

En un restaurante de Taiwán, yo hablando en chino y la mesera en inglés.

Algo curioso acerca de Taiwán es el trato que tienen hacia los extranjeros, lo que muchos conocen como el “ser un país amigable hacia los extranjeros” bien podría ser interpretado como discriminación hacia los mismos taiwaneses. Antes que empiecen a formarse una opinión, déjenme darles más información.

Entramos con mi esposa a un restaurante de hamburguesas, nos sentamos y después de elegir nuestros platos llamamos a la mesera para hacer nuestra orden.

Al primero que atendieron fue a mí por lo que empecé a ordenar mi comida en chino, a pesar de ello la chica me respondió en inglés, creí que mi acento no era el adecuado.

Bueno, luego me preguntó por el acompañamiento de mi comida, en inglés nuevamente, a lo que respondí “en chino” “¿qué ofrece en el menú?”, me siguió hablando en inglés, entonces le hablé en inglés y pedí el “side dish” que quería.

Cuando me pregunto qué bebida deseaba lo hizo nuevamente en inglés, a lo que conteste en chino “¿Qué bebidas incluye el menú?”,  y me volvió a hablar en inglés.

Fue un dialogo en chino e inglés, pero con la diferencia que yo como extranjero era quien estaba hablando chino y ella, taiwanesa, en inglés. Sin embargo a mi esposa la atendieron en chino, como debía ser.

Al servir la comida, se dirige hacia mí diciendo “enjoy it!”, inglés nuevamente. A mi esposa no le dijo nada.

Esto puede parecer muy normal para otros, quienes dirán que es debido a que los taiwaneses son muy “friendly”, sin embargo nos pusimos a pensar con mi esposa en nuestras experiencias en otros países. Al viajar a Filipinas con dos amigos chino-panameños, por el parecido entre latinos y filipinos, me hablaban primero a mí en idioma local (tagalo) o en inglés y no a ellos.

Similarmente en Tailandia, atendieron primero a nuestros amigos locales y luego a los extranjeros. Igual en Hong Kong, igual en Brasil, igual en Colombia, lo mismo pasaría en Guatemala, se atiende a los locales primero antes que a los extranjeros. Mayormente por la facilidad de comunicación.

Está muy bien tratar bien al extranjero, siempre que esto no resulte en ponerlos en primer lugar antes que a los locales. La mayoría de extranjeros están por corto tiempo en el país, sin embargo los locales son el mercado mayoritario y quienes pueden llevar a más extranjeros a dichos restaurantes.

¿Cómo nos sentiríamos nosotros si entramos a un restaurante y atienden primero a los extranjeros antes que a nosotros? Muchos alzarían la voz y dirían que están siendo discriminados en sus propios países.

¿Cómo nos sentiríamos si vemos que a un extranjero le dan un trato preferencial en un hotel, universidad o almacén cuando ambos estamos pagando lo mismo?

¿Qué pensarías si ves que un extranjero habla en español al ordenar comida o pedir información y le contestan en inglés? Algunos lo verían como servicio al cliente, otros como “show off”.

Lo chistoso, en ocasiones he hablado chino al ordenar un café en una tienda de conveniencia y el dependiente de la tienda me ve asustado y le pide a un compañero que me atienda porque no habla inglés. El otro se ríe y le dice que yo le estoy hablando en chino  y no en inglés. Solo por ver que soy extranjero no escuchó lo que dije e inmediatamente creyó que le hablaba en inglés.

No digo que mi chino sea de lo mejor, pero no todos los extranjeros hablan inglés, eso es un mito.

sábado, 1 de febrero de 2014

Cómo se busca novio/novia en la cultura Taiwanesa

El mes de Febrero ha llegado con toda la pompa y publicidad adjunta por el Día de San Valentín o Día del Cariño. Es creencia de muchos que cuando buscan una pareja deben ir a cierta iglesia o templo para hacer sus peticiones con la respectiva lista de requisitos que debe cumplir el susodicho o susodicha.  Algunos siguen el dicho “poner al santo de cabeza” para que les cumpla el deseo. Otros creen en Cupido, un angelito rechoncho que anda tirando flechas a los corazones de las personas para que se enamoren. Otros hacen sus encomiendas directamente a Dios, con la esperanza de encontrar su alma gemela.

En esta ocasión, quiero comentar algo muy similar que existe en la cultura taiwanesa. Hay un templo dedicado a un dios cuyo trabajo es el de ayudar a las personas a encontrar esa alma gemela que buscan.


Son muchas las personas que llegan a este templo a hacer sus peticiones, llegan chicos y chicas de todas las edades, adolescentes, jóvenes, jóvenes adultos e incluso personas maduras que por una u otra razón no han encontrado su media naranja.

Como es mucha la afluencia de personas, el templo cuenta con personal que se encarga de orientar a los visitantes para que sigan el debido proceso sin saltarse ningún paso, para garantizar que su petición sea recibida.

Recientemente una amiga de mi esposa nos pidió que la acompañáramos a dicho templo, por lo que tuve la oportunidad de observar el proceso.


  • Primero se debe comprar dinero e incienso, ese dinero es papel especial para quemarlo como ofrenda.
  • Se enciende el incienso y se hacen tres reverencias al dios del templo, se hace una oración (algunas personas se toman varios minutos en esto, cuanto más detalle mejor) y se vuelven a hacer tres reverencias al finalizar la oración.   
  • Se hace lo mismo con el dios que bendice los matrimonios (no es el mismo que ayuda a encontrar las parejas).
  • Se pasa a otra sala donde se encuentran más imágenes para volver a repetir las reverencias,  oración y reverencias.
  • Después le dan a la persona un hilo rojo atado a un papelito rojo, el cual deben guardar en sus billeteras.
  • Se debe repetir nuevamente las reverencias, oración y reverencias frente al fuego a la entrada del templo.
  • Los tres inciensos se dejan en el fuego y el hilo rojo debe pasarse sobre el incienso.
  • Hay unos recipientes con té, el cual debe ser bebido al final del proceso. Algunos incluso arrojan un poco de té sobre el fuego donde están los inciensos.

Cuando han encontrado a su media naranja, regresan a realizar nuevamente todo el proceso, con la diferencia que ahora al final les dan una bolsita donde deberán colocar el hilo rojo como recuerdo de que la petición fue contestada.

Se dice que en el año 2013 llegaron cerca de 6,000 personas a dar gracias por haber recibido la respuesta a sus peticiones, es decir, que encontraron a su pareja y están en planes de boda o ya están casados.


Cada cultura tiene sus particularidades, incluso se cree que ir acompañado de una pareja aumenta la probabilidad que la oración sea contestada. ¿Cuál es la costumbre en tu país?