Un sueño cumplido más de 25 años después


Mi propio regalo de cumpleaños. Eso es lo que fue el poder ver la ópera Cats. El tercer episodio de un deseo, un sueño, que empezó a formarse  hace más de veinticinco años, cuando vivía en Guatemala. 

 


Ahora, viviendo en Taiwán, vi la oportunidad de ver la obra e inmediatamente compré dos boletos. Lamentablemente, debido a la pandemia, la presentación se atrasó por varios meses, dándose la casualidad que se presentó finalmente justo un día después de haber cumplido yo cincuenta y un años, el veinte de febrero de 2021. Mi propio regalo de cumpleaños. 

 


 

Cuando vivía en Guatemala, supe que había una película basada en un musical del mismo compositor, por lo que esperé a que estuviera disponible para verla en televisión, el título era Evita. Conocía un poco sobre la historia de Eva Perón, no opinaré a favor ni en contra de ella. La película era protagonizada por Madonna y Antonio Banderas. 

 

La película me gustó, pero me dejó con el deseo de ver la obra en teatro. Por lo que cuando me enteré que se presentaría en Taiwán, compré las entradas y le dije a mi esposa "apunta en tu agenda que ese día vamos al teatro", ella no sabía nada de la obra, pero sabía sobre el compositor, por lo que estuvo de acuerdo en ver la obra. Fue el veintinueve de noviembre de 2020 que pude ver la obra. 

 


 

Mi esposa me había escuchado hablar varias veces sobre el musical El Fantasma de la Ópera. Le había contado que fue en un canal de televión por cable de videos músicales, que vi por primera vez algunos videos del musical junto con mi padre, y que nos había encantado la historia, la escenografía, la música, las voces, todo. 

 

La historia del fantasma me gustaba, y aunque había varias películas sobre ella, tenía un gran deseo de algún día poder ver la ópera en vivo. 

 


 

De estos tres musicales, este fue el primero que vi en vivo. El veintinueve de abril de 2018 fuimos al teatro. 

 

No me avergüenza decir que en cada una de las tres ocasiones estaba derramando lágrimas de emoción, de felicidad de poder ver un sueño cumplido, de recordar esos tiempo que junto con mi padre y madre veíamos en televisión las obras sentados en la sala con un café en mano, de gratitud a Dios por permitirme seguir cumpliendo sueños, de estar allí con la mujer que amo y que me ha acompañado todos estos años. 

 

Gracias a Dios por tanta bendición. Tuve que esperar más de veinticinco años para este sueño. Y estoy dispuesto a esperar los que hagan falta para ver las promesas de Dios cumplidas en mí, porque sé que él es fiel. 

 

¿Qué sueños tienes y cuáles se han cumplido?









Tal vez te interesen estas entradas

Anuncio